Reinaldo Moya / P 646.709.9755 / moyacomposer@gmail.com / © All Rights Reserved

Siempre Lunes, Siempre Marzo (2013-14)
Always Monday, Always March

(3332/4331/timp,perc[3]/hp/pf/str)

18 minutos

 

En 3 movements

I. Melquíades, los Gitanos y el Hielo 6"

II. Alquímia de Pescaditos Dorados 6"

III. Los Pergaminos de Melquíades 6"

 

El estreno del primer movimiento se llevo a cabo por la Orquesta Sinfónica de San Juan, en Argentina en Agosto del 2014, bajo la batuta del maestro Emmanuel Siffert.

Galardonada con el Premio Especial de los Jueces en el Primer Concurso de Jóvenes Compositores Venezolanos en el 2013.

 

Orquesta Sinfónica de San Juan, Argentina

Emmanuel Siffert, conductor

Acerca de la obra:

 

El título de la obra se refiere al cuarto del gitano Melquíades en Cien Años de Soledad de Gabriel García Márquez. En esta habitación el tiempo pasa de una manera muy peculiar; siempre es lunes y siempre es Marzo. Esta obra tiene como centro la figura de Melquíades, el gitano, quien es uno de los personajes más intrigantes de la novela. Esta pieza orquestal no es programática o narrativa. Cada movimiento es una viñeta inspirada por la vida, y personalidad del gitano.

 

I. Melquíades, los Gitanos y el Hielo: Melquíades tiene su propia habitación en la casa de los Buendía. En este cuarto el tiempo pasa peculiarmente (circularmente) o no pasa. El comienzo del movimiento va alternando entre dos tipos de música: la del principio que es misteriosa y sin un sentido claro del tiempo, y una segunda que si posee un pulso palpable pero que parece estar estancada en un rollo que se repite constantemente. En ninguno de los dos tipos de música existe algún sentido de movimiento hacia delante, es como si pudiese continuar sin cambiar por una eternidad. La segunda parte del movimiento nos introduce al hielo, el cual los gitanos llevan a Macondo. La primera oración de la novela nos cuenta de la ocasión en que José Arcadio Buendía llevó a sus hijos a conocer el hielo. El momento mágico en el que los niños tocan el hielo por primera vez se convierte en una textura musical de irradiante belleza y brillantez, intentando capturar a la misma vez el calor y el frío del hielo.

 

II. La Alquimia de los Pescaditos Dorados: Melquíades introduce la alquimia a Macondo, y esto lleva, unos años después, al joven Aureliano Buendía a fabricar pescaditos de oro constantemente en su intento de olvidarse de su soledad profunda y característica de los Aurelianos. La música de este movimiento está basada más que todo en un solo motivo que se sigue repitiendo y cambiando a través del movimiento. La energía de la música representa el fervor con que Aureliano continuaba haciendo los peces y los volvía a fundir una vez terminados para empezar de nuevo.

 

III. Los Pergaminos de Melquíades: El gitano había estado escribiendo sus pergaminos por muchos años, y estos se perdieron por largo tiempo hasta que son encontrados al final de la novela por Aureliano Babilonia que logra por fin traducirlos. A raíz de este proceso, Aureliano Babilonia entiende que estos pergaminos cuenta la historia de los Buendía y que Macondo comienza a ser destruida por el viento, porque estaba escrito que la ciudad de los espejos desaparecería de la faz de la tierra en el momento que Aureliano Babilonia descifrara la última página de los pergaminos. La música de este movimiento puede ser caracterizada como una canción sin palabras, lamentando la desaparición de Macondo.